Un plato completito  y muy apetecible, lo haremos con bechamel muy ligera y con leche desnatada para reducir el aporte calórico y  la verdad es que está bien buena.
INGREDIENTES
1 calabacín, una berenjena,  2 zanahorias, espinacas, salsa de  tomate casera. placas de lasaña, yo uso precocida.
Para la bechamel: una cucharada de aceite de oliva, una cucharadita de mantequilla, una cucharada colmada de harina de avena, medio litro de leche desnatada.
Poner en remojo  6 placas de lasaña.
Cocinar a la plancha el calabacin en rodajas y la berenjena. salar ligeramente y reservar
Saltear las espinacas  con un poco de ajo y tapar para que se cocinen con su agua unos minutos. Reservar
Preparar la bechamel rehogando bien la harina en el aceite y mantequilla y añadir la leche sin dejar de remover, hervir durante  5 minutos al menos.
Montar la lasaña poniendo capas, de pasta solo pondremos dos capas, de verduras y salsa de tomate y  napar la  última capa con la bechamel. Meter en horno con calor arriba y abajo durante  1o minutos.

 

 

 

pi