Esta es una de esas recetas  para las que tienes que tener muchas ganas de estar en la cocina, es trabajosa y lleva bastante tiempo hacerla, más que nada por el tiempo de reposo, pero es buena.
INGREDIENTES
1/2 KG De harina de trigo, yo he utilizado la de fuerza.
 Un poco más de medio vaso de leche
40g levadura fresca(mercadona o panadería)
75 g de azúcar
75 g de mantequilla
tres huevos 
50 g de manteca por ejemplo de El Pozo
Crema catalana  Receta pincha aquí
azúcar glas
ELABORACIÓN
 Comenzamos haciendo la masa de levadura. para ello utilizamos 150 g que separamos del total de medio kilo de la receta, ponemos una cucharadita de azúcar y disolvemos la levadura en leche templada. Hacemos una masa, puede que no sea necesario usar toda l leche o que necesites más, tiene que quedar una masa elástica, ni muy dura ni muy blanda, hay que amasar rápido y con fuerza, para que coja elasticidad. Preparamos una bola, hacemos  una cruz sobre ella y  la ponemos en un bol tapada con un paño limpio, en un lugar cálido. Tiene que estar unos 25 minutos.

Mientras preparamos otra masa con el resto de ingredientes: los 350 g de harina restante, tres huevos, la mantequilla fundida y el azúcar. Amasamos bien y si necesita más líquido, que en principio no debe de necesitarlo añadimos leche, si necesita más harina vamos añadiendo poco a poco  a medida que vamos amasando,. Esta masa hay que trabajarla muy bien, amasar rápidamente, con energía… 

Cuando ya está bien  elástica hacemos una bola   y mezclamos con la masa que teníamos en reposo y que ya estará bien hinchada.

Una vez bien mezcladas las dos masas  dejamos en reposo otra media hora.  Ponemos la manteca  a derretir  en el micro a baja temperatura y mirando para que no se deshaga completamente, sólo tiene que estar blanda. Transcurrido  ese tiempo decidimos el tamaño, podemos  hacer un par de ensaimadas grandes o varias pequeñas, en fin dividimos la masa cómo nos apetezca,  procedemos a estirar los trozos  con el rodillo untado en aceite en una superficie amplia y bien enharinada, hay que dejarla muy fina, como una oblea. Cuando está  extendida la masa la pintamos con la manteca casi fría, doblamos la masa y volvemos a estirar otra vez  muy fina, repetimos el proceso y una vez  vuelta a estirar muy fina la enrollamos como si fuera un  puro, como al bies, desde una esquina y  como retorciendo, no apretar en exceso.

Estos rollos los vamos poniendo sobre papel de horno haciendo la forma de  la ensaimada, hay que dar espacio porque van a aumentar su volumen a casi el doble,  y los dejamos en reposo tapados durante 1 hora  y media. Encender el horno a temperatura media y esperar hasta que esté bien caliente.
Tras ese tiempo, humedecemos ligeramente con agua y pintamos la superficie con manteca, ligeramente.
En unos 12 minutos están hechas, tienen que verse doraditas.


Abrir con un cuchillo grande de sierra si es posible porque se desmonta con facilidad, rellenar con la crema catalana, poner una capa de azúcar y quemar con el soplete. Reconstruir  la ensaimada y espolvorear con azúcar glas con un colador y pequeños golpecitos.

pi