Últimamente ando  pensando en la cantidad de basura que generamos, en lo cara que está la energía eléctrica, en lo complicado que  es hacer la compra y  ajustarse a lo que necesitamos… y me he encontrado con esta campaña encuadrada dentro de la estrategia ” Mas alimento, menos desperdicio” Mas información sobre la campaña que me parece muy oportuna y muy de compartirla, de poner de moda lo que es bueno para todos. Con pequeños gestos en cada hogar conseguiremos mucho para todos.

Yo quiero compartir con vosotros lo que yo he ido integrando en mi vida diaria y me encantaría que me contaseis lo que hacéis  vosotros  para poder  añadirlo a mis rutinas, si fuera posible, que es verdad que a veces  no es posible por nuestro modo de vida.

Si quieres ahorrar y sacarle provecho a tus alimentos, sigue estos trucos básicos desde ahora: para aprovechar ¡y no desperdiciar!  Planifica tu menú y evita la improvisación. Haz una compra inteligente: revisa la despensa y el frigorífico. Haz una lista y no compres más de lo que necesitas. Ten en cuenta tu presupuesto y recuerda, ¡tirar comida es tirar dinero! Conserva adecuadamente tu comida, según sus necesidades de frío. Consume la comida por orden de entrada, la más antigua primero

 

Los que me seguís en redes ya sabéis de lo importante que es para mi la planificación en cuestiones alimentarias, pero hasta ahora solo he compartido retazos de mis pequeñas estrategias, hoy quiero contaros como en una familia normalita, de a pie de calle, con su estrés y sus cositas podemos hacer algo también por   este tema y de paso ahorrar y, de verdad lo pienso así, comer mejor y mas ajustado a nuestro presupuesto.

Os cuento mi experiencia, mi modus operandi y valoráis si merece la pena intentarlo.

Los sábados mientras desayuno tranquilamente en la cocina o en la terraza cuando ya hace buen tiempo me cojo mi libretita y mi boli- estabilo fino, para mas señas- y pienso en que vamos a comer la semana que viene.

Para llegar a este punto en el que tardo lo que tardo en tomarme un café con tostadas, empecé hace muuuuuuuuuuchos años, millones, cuando me fui a estudiar a Salamanca y no tenía ni idea de cómo se hacía un huevo frito, bueno me sabía la teoría pero en la práctica era un desastre… pero vivíamos en un piso de alquiler mi pareja, mi hermano pequeño de 14 años y yo y había que comer y teníamos muy poquito dinero. Así empezó todo: me compré un cuaderno y pregunté a mi madre recetas básicas.

Me hice con un recetario el Simone Ortega 1080 recetas y decidimos juntos   que tipo de alimentos comeríamos cada día. Ganó esta apuesta:

LUNES   Legumbres

MARTES verdura y carne( pollo, ternera, cerdo, conejo…)

MIÉRCOLES arroces, pastas, patatas, en fin hidratos…

JUEVES verdura y pescado generalmente blanco

VIERNES platos mas especiales o incluso las sobras de toda la semana.

El fin de semana era mas libre, no siempre estábamos o a lo mejor salíamos a comer o un picnic, etc

Sobre esas bases escribí lo que sabía hacer en ese momento y era cuestión de ir mezclando las opciones, al final sale que no repites comida en un mes por lo menos, por que en cada apartado hay un mínimo de cuatro posibilidades, aunque no sepas casi cocinar…

Con el tiempo he ido ampliando el repertorio de todo, introduciendo cositas nuevas, recetas nuevas, bastantes… y ajustando a los gustos de todos.

Mis hijos comen casi de todo,  por que desde que empezaron han tenido una gran variedad a su alcance.

Antes no planificaba las cenas pero ya lo hago también, por que así tengo la compra hecha y no recurro a lo de siempre.

CENAS

LUNES COMIDA BASURA SALUDABLE ( pizza casera, durum caseros, hamburguesa hecha por mi, fajitas… vamos que hay un montón de opciones.

MARTES pescado azul

MIÉRCOLES huevos y aquí anda que no hay opciones, desde revueltos, huevos fritos, tortillas de mil cosas…

El jueves no planifico por que no cenamos juntos, yo suelo comer ensalada o sopa.

VIERNES es el día libre, cada uno lo que quiera, a veces es un bol de cereales…

 

Y bueno hasta aquí las normas. El fin de semana es mas libre y casi siempre hacemos asados con guarniciones de verduras y/o patatas y los domingos arroces, que anda que no hay, pero también puede ser una lasaña, o canelones, o fideuá, en fin cosas que están mucho mas ricas recientes y   normalmente se decide según lo que hemos comido el miércoles.

 

Para poder seguir esto hay que organizar despensa y nevera.

Sobre el menú se hace la lista de la compra de lo imprescindible para cocinarlo. Yo pongo pescado el jueves por que el miércoles me viene bien salir a comprar el pescado, y si no me viene bien siempre hay congelado en casa, así que eso no lo compro el sábado e incluso depende de que verdura tampoco la dejo comprada.

El pescado azul si suelo comprarlo el sábado y a veces congelo, pero si pongo salmón suelo dejar la compra para el lunes y así lo comemos fresco.


Es importante tener en la despensa una serie de productos que hay que ir revisando cuando hacemos la lista:

Conservas variadas como atún natural y en aceite, mejillones, caballa, berberechos, espárragos, unas habitas baby que se convierten en delicia con un huevo frito y un poco de jamón, fuera de sartén ya, unos pimientos de piquillo para rellenar de cualquier cosa que tengamos de restos de otros platos  como bacalao, morcilla con setas y nueces, carne picada… pueden sacarte de un imprevisto. Tengo un producto que me gusta mucho también: es un tarrito de boletus al oporto que compro en fechas navideñas en Lidl, con éñ puedo preparar una croquetas en un momento y quedan geniales. Unas mermeladas hechas por ti cuando tienes fruta que se estropea, no se tarda nada en hacer un tarrito de mermelada, no hace falta hacer 10 tarros cuando te pones, a mi me resulta mucho mas útil hacer como mucho dos, así tengo variedad de sabores. Aceitunas, pepinillos, salsa de tomate, hecha por ti o una que te guste, harinas, pastas variadas, acuérdate de las placas precocinadas de lasaña que son un inventazo, legumbres, arroces  (mínimo bomba, arbóreo y basmati) boletus secos, setas variadas secas, mayonesa, por que no merece la pena hacer siempre para poner una cucharada y las hay buenísimas, a mi me gusta Musa, algunos frutos secos variados para ensaladas o si te da por hacer pan o pasteles, almendras molidas y laminadas, levadura de panadería seca, levadura de bizcochos, vainilla, especias como orégano y albahaca para pizzas, curry y jengibre que dan mucho juego, preparado de especias para fajitas, tortillas de maiz y/o trigo y  cada uno tiene que tener algo que dure para   posibles picolabis.

Si además hay alguien con dieta hipocalórica es bueno tener unos copos de avena, para usarlos molidos en las recetas que lleven harina, arándanos secos, sirope de agave,  esparragos, alcachofas, te pueden resolver una comida  improvisada.

El pan si sobra mucho lo congelo, si sobra poco lo meto en  una bolsa de tela y  cuando tengo bastante lo rallo en robot.

En la nevera

Mantequilla de calidad, como la del Aldi, fiambres y aquí si que me resulta dificilísimo no tirar alguno de vez en cuando, procuro comprar solo jamón cocido y pavo,  pero se reseca tanto…, embutidos, queso para pizzas, unos pimientos asados, unas anchoas o sardinas ahumadas, queso lonchas, queso oveja para tomar solo y con los restos los rallo y los dejo metiditos en un tarro  para gratinar macarrones, también puedes reciclar los trozos de queso sueltos solo con hervirlos   con leche y nata y salen unas cremas untables deliciosas,  yogures naturales siempre tiene que haber alguno para hacer una vinagreta de yogur, no viene mal tener un codillo o un plato así que puedas preparar en un momento en el horno, suelen tener bastante fecha de caducidad, unas anguriñas para hacer salteadas con setas y ajo… y en el apartado verduras yo siempre tengo tomates, sin ellos me siento perdida, me gustan los de rama y también suelo tener cherrys, lechugas variadas, voy cambiando alguna bolsa de rúcula o canónigos o brotes y casi siempre lechuga romana limpia y centrifugada. Con respecto a las verduras y frutas yo soy partidaria de comprar solo lo que tengo en el menú y que suele respetar las temporadas y si puedo la compro en el mercado.

 

 

En congelador

Bolsa de verdura   sopa juliana mercadona, otra de,   creo que se llama campesina, que tiene calabacín, puerro, cebolla y pimiento, ideal para pistos y   guisos de carne.

Siempre tengo pimientos congelados, de lo que  sobra de los que voy comprando frescos,  cuando veo que ya no lo uso y puede estropearse, los troceo y a la bolsa, viene muy bien cuando quieres hacer por ejemplo unas fajitas o cualquier guiso.

Interesante también tener masa de hojaldre y  quebrada par hacer con restos tartas saladas como la de hojaldre con cherrys, queso, nata, huevo y un poco de rúcula una vez fuera del horno. O hacer una quiche con restos de cositas que  tenem,os que dar salida: de cebolla, de bacon, de jamón de york…

Una bolsa de preparado para sopa de mercadona, una caja de langostinos crudos, pescado blanco, bien lomos o filetes de merluza, o fletán, en fin algo para hacer  a la romana. También tengo siempre anillas de calamar y alguna sepia. Con estos básicos siempre puedo hacer un arroz expres.

Siempre tengo alguna pechuga de pollo entera, por si necesito hacerla al vapor o asada para ensaladas, o bocadillos..(cortado en lonchas y guardado en un tupper me dura 5 días y lo uso como mi fiembre), una bolsita de alcachofas baby de mercadona que te permiten un arroz con verdura delicioso, una bolsa abierta para guardar cáscaras de langostinos y/o gambas y hacer un caldo de mariscos cuando tengas muchas.

 

Estos son los básicos que yo tengo presentes pero seguro que cada uno tenemos uno especial, me encantaría que me lo contaras…

Buenas costumbres

Si hay algo que me gusta hacer es de una comida sacar varias, esas son mis recetas favoritas, por ejemplo hacer cocido un día y guardar sopa para otro día, hacer croquetas con los restos de carne y congelar y ni se te ocurra tirar ese puñadito de garbanzos que sobra, está de muerte un humus con saborazo!

Preparar sepia a la plancha y con las partes mas feillas y los tentáculos hacer un ragú de sepia para hacer pasta.

Crema de puerros y cebolla rehogaditos, calabacín y calabaza y con lo que sobra, aunque solo  la olla manchada, hago sopita de verduras añadiendo agua y sal y está mas rica que la crema…

Albóndigas con setas y con las dos o tres que sobran siempre hago macarrones añadiendo unos champis.

Las patatas casi siempre las cocino con piel, asadas en trozos en horno quedan geniales, fritas en gajos  también buenísimas, bien lavaditas quedan mas ricas y evitamos desperdicios. El calabacín y berenjena también lo cocino con piel.

La fruta que es posible la  comemos con piel.

Con las frutas que se maduran en exceso podemos hacer también macedonias o batidos y tienes una estupenda merienda o puedes hacer siropes para después decorar pasteles…

 

 

Hay que acostumbrarse a utilizar la olla rápida, se ahorra mucha electricidad,y tiempo.

Métodos de cocción como plancha, vapor, horno nos permite ingerir menos calorías y utilizar menos aceite, que es bastante cara y se nota…

Las frituras cuanto menos mejor pero como no podemos privarnos siempre de los placeres de una buena fritura, tener un buen recipiente grande para guardar el aceite de fritura que no esté quemado por supuesto, lo que hago siempre es colarlo con un colador de tela, de esos que se usaban antes para colar el café y que siguen vendiendo en las ferreterías.

Ota cosa que he hecho y me parece interesante ha sido rinscribirme en la  conocida como ” Lista Robinson”, para evitar que me envíen publicidad por correo postal, que hartita estoy de abrir el buzón y tirar sin mirar montones de poublicidad. aquí  si quieres inscribirte.

Hasta aquí lo que se me ha ocurrido del tirón, si  se me ocurre algo mas iré añadiendo.

Buen Aprovecho!!!