Plato por excelencia de mi madre, para mi  su especialidad, lo deja perfecto, me sabe a fiesta, a Semana Santa , a los primeros fríos, a chimenea… En fin que estoy deseando ir a casa de mi madre para que me lo haga…( Esto lo había puesto cuando puse las fotos y lo dejé en borrador, el deseo sigue siendo el mismo pero me temo que ya no se hará realidad…)



INGREDIENTES
Recortes de bacalao, con espina  y piel o hueso mejor…
3 patatas
1 taza de arroz 
cebolla, pimiento rojo,  ajo, sal, perejil, pimentón, laurel

Esta entrada la tenía preparada  desde hace  tiempo, ahora cobra relevancia en mi vida, han pasado cosas que me hacen ver el plato con un cariño especial, mis adorados madre y  padre ya no están conmigo físicamente, pero lo estarán por siempre en mi corazón, conmigo y con todos los que los queremos. Este es un pequeño recuerdo de todos los momentos vividos con ellos alrededor  de una mesa, disfrutando de los sabores del cariño, del amor que ponían en cada plato, de la felicidad que les producía tenernos juntos…
OS QUEREMOS MUCHO

ELABORACIÓN

Lavar los trozos de bacalao sin desalar. Poner la cebolla cortada en trocitos a pochar en medio vasito de aceite, utilizar una cazuela amplia y baja,  cuando esté blanda añadir  el pimiento también cortado en trocitos, dejar hacer unos  dos o tres minutos, añadir el bacalao e inmediatamente una cucharada de pimentón, rehogar y retirar del fuego. Poner las patatas cortadas en rodajas finas y rehogarlas, añadir la taza de arroz, volver a rehogar bien, poner una hoja de laurel y  5 tazas (la utilizada para el arroz) de agua.  Cuando empieza a hervir añadimos un diente de ajo cortado en trozos pequeñitos o machacado en mortero. 
En principio no es necesario poner sal ya que el bacalao está salado pero depende de las cantidades puede llegar a ser necesario, probar una vez que lleve un ratito de cocción y rectificar si fuera necesario.  Transcurridos veinte minutos lo retiramos del fuego, debe de quedar caldosito pero no mucho.

pi