El salmón es un pescado azul que nos aporta un montón de beneficios, nos aporta proteínas, acidos grasos esenciales, vitaminas B12 y B6, y minerales como selenio, magnesio y calcio,  hay que incluírlo en la dieta y dejarnos del mito aquel de “ Yo no como salmón por que es muy graso”,  al contrario,  es un pescado muy interesante cuando estamos en modo dieta, como es mi caso ahora. 
Yo he intentado varias recetas con el salmón pero siempre acabo con esta, me parece una manera estupenda de tomarlo, al final, si nos fijamos, la inmensa mayoría de recetas de salmón buscan desengrasar, de ahí la famosísima  receta de salmón a la naranja o otras con limón, buscamos un ácido para la sensación de  desengrasar.

Nosotros tomamos salmón cada 15 días , los lunes para cenar,  de este modo,  y ya no cambiamos la receta, nos encanta, me encanta a mi y, lo que os resultará más curioso,  es que les requetencanta a mis hijos de 15 y 13 años, siempre que lo tomamos exclamamos alucinados lo de:  Como puede estar esto tan bueno?????
 Es facílisimo y como siempre me cuesta poner este tipo de recetas por que ni es receta ni nada pero como a veces uno lo que busca son ideas allá va

NECESITAREMOS;
Escalopines o rodajas de salmón
Dos dientes de ajo
Dos cayenas o una guindilla seca, ( es opcional pero de verdad que el toquecito picante le da un aalegría que no veas)
Medio vaso de vinagre de vino tinto

COMO LO HACEMOS
Poner una sartén de estas tipo grill al fuego sin nada de aceite, dejar calentar muuuuuuuuuy bien, poner las rodajas y sin moverlas dejarlas hacer como dos minutos, que haga costra, dar la vuelta y salar, dejar otros dos minutos. Esto para rodajas o escalopines de aproximadamente 1,5 cm, quedará rosita por el centro, si son más gorditas hay que dejarlo más y si te gusta muy hecho también( esto no lo recomiendo).
En cuanto le damos la vuelta le añadiremos los dientes de ajo laminados y las cayenas o guindilla en rodajitas, intentando que se queden en los trozos de la sartén donde no hay salmón para que se nos doren.
Transcurridos los dos minutos apagamos el fuego y añadimos el vinagre de golpe, con el calor residual se evaporará bastante y desglasará el fondo de la sartén dejando una salsita deliciosa.
 Al final, como dije, lo que hacemos es intentar quitar el potente sabor graso con un vinagre fuerte, aunque matizado por el calor.

pi